viernes, 16 de enero de 2009

Un lujo de programa



Corresponde al programa de necesidades que la Sra. Uriach expuso al arquitecto José Antonio Coderch para que sirviera de pauta en el proyecto de su casa. Toda una declaración de principios. Todo un lujo.
.
“Desearíamos que la casa fuese lo más parecida a nosotros mismos, o mejor a lo que nosotros tratamos de ser (…) Es decir: sobria, austera. Práctica. Absolutamente antiespectacular y la negación de la ostentación y el lujo. Una casa que se pueda ver con admiración sonriente pero sin despertar envidia (…)

La decoración: me horroriza. Soy feliz pudiéndolo decir. ¡Cuánto deseo que mi casa pueda no tener ‘cortinitas’, ni visillos, ni tapetes, ni retratos! Deseo ardientemente que cuando la casa se termine, no tenga problema de ‘decorarla’ (…) La cocina ha de ser perfecta. Justa de todo, de proporciones. Inteligente. (…)

Desearía que la casa fuera también como íntima, es decir, que la vida en ella no fuese una exposición exterior. En realidad, si el terreno nos ha escogido a nosotros, si no posee ninguna belleza especial, para mí tiene el encanto de no ser más que una posibilidad de levantar en él una casa. (…)

Le ruego se acuerde de que no deseamos decoración. Así, los dormitorios pueden parecer celdas; en ellos sólo ha de haber lo mínimo indispensable. (…) Blanca, me horrorizan los colores bonitos. Blanca la casa toda. Ningún color: blancas también las paredes”

15 comentarios:

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Para Elvira, como agradecimiento permanente por todo lo que para mí supuso su padre, que todo me lo enseñó aunque quizás no todo lo aprendí.

Elvira dijo...

¡Mil gracias, Juanjo! Precioso. Ya había leído el texto alguna vez pero me has refrescado la memoria. Los Sres. Uriach debieron ser los clientes perfectos para mi padre, pues le pidieron justo lo que a él le gustaba hacer.

Dice mucho de ti que seas tan agradecido. Y me gustan mucho tus casas, de verdad. Reconozco que "me cuesta" un poco entrar en algunos blogs por cuestiones estéticas, todo lo contrario de lo que me ocurre aquí, en tu casa.

Un fuerte abrazo.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Por eso, porque no venías, te he ido a buscar. Un beso.

Sra de Zafón dijo...

Toc, Toc, ¿se puede?
Y además... ¿se me permite hacer un pedido de casa de mis sueños?

un beso.

Elvira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elvira dijo...

Hola Chusa:

Si se lo pides, seguro que Juanjo se va para Galicia a hacerte la casa (con prados y establo incluidos, por supuesto). ¿A que sí, Juanjo?

Besos a los dos, Elvira

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

¡Y tanto que me iría!

Una vez me encargaron una casa y un picadero para una pareja con afición (pasión) a la cría de caballos. Se gastaron en las obras todo lo que tenían y más. Al acabarlas, me ofrecieron pagar mis honorarios a lo largo de 20 años (o más) o cambiarlos por una cría de caballo, de padre árabe y madre española (o al revés, ahora no recuerdo). Todos mis sueños infantiles, juveniles y adultos se materializaron en esa loca propuesta. Me pasé todo un año paseándolo por la brida pues aún era muy joven para montarlo (el caballo). Era entero, totalmente negro y jamás tuvo una mala reacción. Lo conservé cinco años y lo tuve que vender cuando me vine a Roses. Lo bauticé "Golfo".

Va, no me hagáis llorar.

Chusa, ¿ya tienes elaborado el programa y elegido el terreno? piensa que salgo el lunes con papeles y lápices y aún no me has dado la dirección.

Elvira, te debo un té (con pastas)

Elvira dijo...

Jaja! Acepto la invitación. Juanjo: a lo mejor esta vez te llevas un ternerito en vez de un caballo. Un abrazo

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

¡Qué cosas tienes, Elvira!, yo iba sólo con castas intenciones.

Elvira dijo...

Jajaja! Yo no iba por ahí, Juanjo. Menudo lío me has armado. ¿No decías que aquellos clientes te pagaron con un caballo? Pues pensé que quizás Chusa te pagaría con una ternera o un ternero, ya que hay tantas vacas en su prado.

Sra de Zafón dijo...

¡Ohhh ahora mismo siento pena por tener casa!
Pero es que mi casa es un apaño, hermoso, pero apaño... y lo que yo pretendía era soñar un poco.
Pero claro, después de lo de tú disposición a venirte el lunes con tus lápices y lo de la posibilidad de pagarte con un caballo... entro en crisis total. ¿Puedo engañarte y llevarte a un prado que no es mío y decirte que quiero hacer una casa allí? jajajajajajaja

Lo del ternerito: jajajajaja, si vienes y te pago con un ternerito jajajajaj ¡menudo negocio!jajajajajaja.

Lo del caballo me ha emocionado, ya sin risas, porque dice mucho de ti y de tu manera de relacionarte con las personas y los animales.Y como yo soy las dos cosas...como que facilita el trato :-)

¿Puedo, todavía, soñar en alto en tu blog sobre como me gustaría que fuese mi casa?

Un beso para los dos, es un placer conversar con vosotros.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

¿Conversar? ¿Así que era tan sólo conversar? ¿Qué hago ahora con los diez tomos de la "Arquitectura y clima en Galicia"?

¿Cómo podéis jugar así con los sentimientos profesionales?

Dos besos sin rencor (a repartir)

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Para mi futura clienta Chusa, sin ironías ni rencores:

Creo que no se puede soñar con una casa inexistente. Creo en los sueños pero referidos a la posibilidad de hacerlos realidad. Es como cuando te preguntan qué harías si el mundo fuera tuyo. Cuando lo sea, podrás contestar, antes sólo serán fantasías.

Es necesaria la realidad del emplazamiento, de la situación personal y familiar, del presupuesto incluso, para que tus sueños no sean fantasía sino imaginación (vaya, otras dos palabras hermanas).

Y en mis trabajos debo separar la fantasía de la imaginación para que el sueño se haga realidad en lugar de que la realidad sea sólo un sueño.

Un beso, Chusa.

Sra de Zafón dijo...

Ohhhhh y ahora ¿qué hago?

Yo también lo creo, conste, sólo me gusta soñar con las cosas que pueda hacer realidad, aunque estas parezcan disparatadas para el resto de ha humanidad. Pero yo quería jugar contigo a imaginar una casa en medio de un lluvioso bosque con pinta de casita de chocolate por fuera y de morada de abuelo japonés por dentro, a una en el borde de un acantilado que desde el mar sugiriese un velero con una inquilina minimalista dentro.
Y ya puestos quería ponerle de nombre al ternerito Juanjito, jajajajajajaajja.
Bueno, otro rato será, que ...algo anda en mi cabeza sobre una aldea entera , abandonada y con ganas de que la cuiden. ¡En galicia hay casi 300! Así que te ruego estés localizable con tus 10 tomos de "Arquitectura y clima en Galicia".

Un beso de lluvioso domingo y un encargo para cuando tengas ganas.yo sé lo que son para mí estas palabras pero, ya que tú haces la distinción,me gustaría saber lo que son para ti.
Imaginación
Fantasía:

javier dijo...

Hola, andando en Internet me encontré con tu blog, que por cierto esta muy bueno, con un muy buen contenido, desde ya gracias y espero que le sigan poniendo tanta ganas como hasta ahora.

Su amigo de http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com