jueves, 8 de enero de 2009

Palabras hermanas (II)

Moral, ética y deontología:

Tres hermanas que no siempre coinciden en casa y que, en ocasiones se pelean.
La moral pertenece a la sociedad. Es el conjunto de normas establecidas, justas o injustas, buenas o malas, acordes o no a nuestra ética. Cambia con las sociedades y con el tiempo. Va intrínsecamente ligada con la ley y con la Justicia pero no con la justicia. Etimológicamente viene del latín “mores” (costumbres).
La ética es individual. Recoge los compromisos que uno va adquiriendo con el mundo que le rodea y que confeccionan su escala de valores. Es innegociable y cambia con el tiempo como fruto del desarrollo de la persona. Puede cambiar perfeccionándose o adaptándose a las propias conveniencias. Puede chocar con la moral y con la ley. Etimológicamente viene del griego “ethos” (comportamiento)
La deontología trata y regula los deberes y se aplica, principalmente a los aspectos profesionales. Puede ser oficial o propia. No es libre por estar sujeta a normas pues debe considerar los dos aspectos, los morales y los éticos.

Justicia y justicia:

Soslayo la acepción “justo” según establece la moral cristiana, la de los “justos y pecadores”.
La Justicia es la aplicación de la ley. Será justa o injusta si la ley correspondiente lo es. Será moral o inmoral según lo sea su aplicación. Es, evidentemente, de este mundo.
La justicia es el principio ético que te lleva a aplicar a ti mismo y a los demás las consideraciones que deben corresponder en cualquier situación. Es independiente de la Justicia y de la moral y amiga inseparable de la ética y de la empatía ya que, sin ellas, su cualidad se resiente. Conviene entrenarla pues es la cualidad individual con más tendencia a beneficiarnos injustamente.

34 comentarios:

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Los comentarios y preguntas de Elvira, Kaken y Juan en la página anterior "Palabras hermanas" me han llevado a completarla con estas dos aportaciones.

El debate está servido.

Sra de Zafón dijo...

Pues yo aún tengo ganas de hablarte de reto y objetivo y de la asociación que veo con el viaje a Itaca, pero me leo esta entrada admirada y agradecida y vuelvo en otro momento.

un abrazo

Chusa.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Gracias por tu visita, Chusa, y "no hagas con prisas tu camino, mejor será que dure muchos años" ... pues tras él "sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas".

Un beso homérico

Elvira dijo...

Esto es lo que más me llega de tus palabras: "La ética es individual. Recoge los compromisos que uno va adquiriendo con el mundo que le rodea y que confeccionan su escala de valores. Es innegociable y cambia con el tiempo como fruto del desarrollo de la persona. Puede cambiar perfeccionándose o adaptándose a las propias conveniencias. Puede chocar con la moral y con la ley."

Espero que mi ética vaya perfeccionándose con los años, lo intento. Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Pues ahí iba Juanjo, el objetivo no es la llegada...y el reto, para mí, son las ganas del viaje, aún llena de miedos a cíclopes o estrigones, o perezas ante mis inevitales encuentros con Poseidon. (la vacas libres, aveces, tenemos muy mala leche)
Ser capaz de saborear cada parte del camino, y que las partes amargas, con sabor a error o no, me sirvan para ser más rica, pero no es la llegada a la isla lo que me mantiene en movimiento, sino las sendas y los puertos desconocidos.

Yo solo conozco dos tipos de fracaso: no desear Itacas, y desear Itacas sólo como destino.
Y dentro de mí vive un reto: gustarme (esto daría para mucho)

Hablar de conceptos a través de la metáfora es mucho más fácil para mí, pero en cambio disfruto muchísimo con las personas que sois capaces de escribir con limpieza y sin marañas metafóricas.

Agradezco mucho tu empleo de las palabras de Kavafis para acercarte a mis pensamientos.

Otro beso homérico.

Chusa

Elvira dijo...

Perdón, me voy del tema central:

Sinceramente, y sin ánimo de hacer la pelota a nadie: me ha gustado mucho la exposición de Juanjo, y también me encantan tus metáforas, Chusa. Para mí las buenas metáforas no enmarañan lo que uno explica, sino que lo ilustran a veces más claramente. Me ha ocurrido muchas veces que explico algo de una forma que me parece clara, veo una cara que me dice que no lo acaba de captar, añado una metáfora, y se produce el click!

Todas las personas de carne y hueso tenemos encuentros con Poseidón y con otros dioses, no sólo las vacas, jeje.

Sí, se trata de disfrutar y aprender en el viaje, y no sólo considerar un éxito si se llega a la meta.

Un abrazo.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Pues celebro, Chusa, que coincidamos en que el objetivo no es llegar a la isla sino el viaje.

Pero hay un hermoso poema de Salvador Espriu que es un contrapunto al de Kavafis. En él, reconoce su desesperado dolor por no seguir nunca su sueño y quedarse hasta la muerte en su pobre, sucia, triste, desdichada patria.

Por si quieres leer el original:
http://rei.ific.uv.es/rei/index.php/rei/rincon_de_autor/assaig_de_c_ntic_en_el_temple

Enviaré a Elvira su traducción.

Un beso en la testuz

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

También sinceramente, me pareces de las personas más incapaces de hacer la pelota a alguien. Lo que pasa simplemente es que Chusa y yo nos lo merecemos.

La referencia a Espriu creo que sirva también para tu comentario y, por si ella no te lo cuenta, te anuncio que te enviaré la traducción del poema de Espriu para que se lo hagas llegar (ignoro el correo del establo)

Elvira dijo...

Hola: pues aciertas, Juanjo.

Mañana miro el poema original y la traducción, prometido! Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Estoy de acuerdo con Juanjo, Elvira: nos lo merecemos :-)

He leído el original y me pierdo un poco, así que agradecería esa traducción.
El correo del establo está colgado en el establo, pero os lo dejo aquí para que me la enviéis. mjnandez@gmail.com.

Sigo yo a vueltas con tus palabras hermanas, Juanjo, y surge, entre reto y objetivo, la palabra desafío, algo a lo que yo entro como un mihura en vez de como una vaca, cosas de la cabezonería supongo...
Si se te ocurre algo sin metáfora para poder ir anclando conceptos puros en mi cerebro de relatista, te lo agradecería :-)


Elvira: creo que el relato, y con él las metáforas, son el vehículo más sencillo para el entendimiento dentro del lenguaje hablado.
Soy fan de Howard Gadner y creo, como él dice, que con buenas historias casi todos seríamos buenos alumnos (me quedo en el "casi" por prudencia).
Mi cerebro se comunica conmigo entre la visión pura y dura y la metáfora, así que yo suelo hacer lo mismo con la gente con la que me rodeo. Así que a veces puedo ser un peñazo.
Quizás por esta dificultad mía para el análisis admiro tanto los conceptos tan bien delimitados y limpios de "argucias trópicas". ¡Esto suena a colocón! :-)

Me alegra mucho saber que no sólo las vacas tenemos encuentros con Poseidón. Es un alivio.

Buenas noches a los dos.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Gracias Elvira por la justa objetividad de tus apreciaciones sobre nuestros merecimientos.

Como en el fondo me parece que me gusta entrar al trapo y "desafío" es como una muleta roja en mis ojos de Vitorino (yo prefiero esa gasnadería*) intentaré decirte, Chusa, lo que entiendo por esa palabra.

Si "reto y objetivo" los considero artificiales, "desafío" lo considero, además, agresivo. Es como un "reto de combate". Es un producto de educaciones civiles de vocación militar. Es éticamente innecesario y muchas veces éticamente contraproducente. Considera un "éxito" la consecución del "objetivo" y un "fracaso" el no conseguirlo. Es decir, se basa en las palabras hermanas de mala vida de las que debemos guardarnos.

Pero no olvidemos que somos humanos capaces de lo mejor y de lo peor y que una ayuda siempre viene bien para según qué temas mientras sepamos de qué temas estamos hablando. Si eres una fumadora empedernida y tu intelecto y tu tos te dicen que debes de dejar de fumar cuanto antes, tómatelo a la vez como un reto, un objetivo y un desafío, que cualquier ayuda es buena y los fundamentalismos, malos.

Pero si "fracasas", no exageres, que en tu debilidad está tu realidad y tu atractivo.

(*) Para que conste: Me apasionan los toros (como a tí, Chusa, pero a mí en versión "Fiesta Nacional"), me llevaba de niño mi padre, veo a Manolete en algún video y creo ver la perfección de la belleza, pero al mismo tiempo lo considero una salvajada y firmaría por su supresión donde hiciera falta.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

... Y en metáfora, reto objetivo y desafío serían tres puertos de Itaca. No llegar a ellos sería un fracaso. La vista fija en ellos para no perder el rumbo de la nave te hace ignorar los otros puertos que dejas al paso y quizás te haga chocar con esas rocas que pueden hundir el barco y que hacen de ese trayecto obsesivo un tremendo error que puede enseñarte o no según lo fuerte que ese barco sea y lo adaptado que esté a los cambios de rumbo no obsesivos ni desafiantes.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Perdonad las faltas:

"gasnadería" no es un juego de palabras ni esconde ningún juicio de valor, es tan sólo un error. Debe leerse "ganadería".

"... que debes de dejar de fumar" ¡cielos!, no tengo explicación razonable.
Debe leerse "...que debes dejar de fumar"

Gracias y perdonen las molestias.

Elvira dijo...

Buenos días: la traducción de Juanjo del poema me parece impecable, no necesitaba revisión alguna.

Respecto a la "Fiesta Nacional", Juanjo, no sé si has leído lo que dice Io en su blog.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Vayamos por partes:
´
Las faltas no te las perdono para que no tengas que perdonar la gran cantidad que yo emito cada día.

Los toros me encantan como vaca, como te gustarán a ti las mujeres como hombre, pero como salvajada nacional me hacen sentir el ser más contradictorio de la pradera.
Yo que me mareo hasta el desmayo con cuatro gotas de sangre, y qué ofrezco mi sueño a cualquier cachorro que caiga cerca de mi leche, y me sorprendo a mi misma estremecida y levitante viendo a José Tomás en la tele haciendo piruetas de las que ni se el nombre, pero de las que sólo puedo decir: belleza, belleza, belleza, porque me sonroja decir Ole, Ole, Ole...
Eso sí, le quito el color a la tele para que mis engañados ojos no me dejen ver la sangre.
Si dependiese de mí, la fiesta nacional no existiría, pero haría un palacio para esos vídeos de José Tomás y Manolete.

Sigamos ahora con desafío, dices que lo consideras agresivo, y visto a través de tus ojos a mí también me lo parece, pero ahora te voy a mostrar el desafío a través de los míos, a ver como lo ves.

Desafío para mí es la reacción que surge después de un estímulo.
Si reacciono de modo que lo que hago me reporta placer (normalmente me reporta placer aquello que me hace sentir bien conmigo) el desafío es postivo, llegue o no llegue a cumplir el objetivo.

Mañana te lo ilustro que hoy no hay manera de seguir hablando contigo, ya que en mi casa en este momento hay demasiadas conversaciones a la vez, e insisten en que yo las siga :-)

Pero antes de irme: Espriu y ese amor que le inmoviliza y le hace sentirse cobarde hasta el dolor ... ¡sin palabras! Es impresionante y conmovedor tanto amor, porque hay un amor inmenso en la renuncia a sus sueños. Precioso y terrible.

Muchas, muchas gracias y un par de besos de "sáaaaaaabado a la noche" (con voz de Moris)

Elvira dijo...

Chusa: antes me olvidé de decirte que busqué información sobre Howard Gadner (me sonaba pero no lo conocía) y me ha parecido muy interesante. Ya estoy de acuerdo en lo poco que he visto. Gracias y buenas noches a los dos!!

Sra de Zafón dijo...

Buenos días, Elvira, que Juanjo aún duerme :-)

Pues de Gadner y su evoltorio científico y tecnólógico, me atrevo a invitarte a que le eches un ojo a Paulo Freire y su desnudez de medios...
Es algo así como escuchar música de Pink floyd o de Caetano Veloso...Una maravilla.


Juanjo: para cuando despiertes a este líquido mundo, te pego en mayúsculas una palabra que me comí ayer.

"Desafío para mí es la reacción que surge después de un estímulo TENTANDOR".

Buenos días de domingo a los dos.

Elvira dijo...

Gracias Chusa: ahora mismo investigo. Besos de buenos días.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Perdonad si os interrumpo, ¿queréis un té?

No dormía. Chusa, soy muy madrugador hasta el punto que debo despertar a las gallinas cada mañana.

Estaba preparando una página que he colgado en mi blog de El País dedicada a las letras (sueltas).

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Sigamos con "desafío", Chusa:

Entiendo lo que dices y reconozco que es de uso frecuente en nuestros pensamientos y en nuestros actos. Pero ése es el peligro, que constituya un fin por sí mismo, porque si tus estímulos son suficientemente tentadores y los das por buenos no necesitas desafío alguno para conseguirlos.

Y si el desafío sustituye a tus estímulos puedes caer en la ceguera de querer llegar a Itaca cueste lo que cueste.

Otro beso en la testuz, que veo que está echando humo.

Sra de Zafón dijo...

Buenas noches

Desde mi testuz humeante se escapa hacia tu casa esta pregunta

¿No puede ser el desafío ese trozo de camino que parte en el punto justo donde se encuentra con el estímulo tentador?
Un punto, sólo un punto de encuentro, no el resto del camino.Como un punto de fuga que luego puede dirigirse hacia cualquier dirección...
No sé, lo mío ni es el dibujo ni el análisis, pero me da que en mí lo desafíos son así: un punto,
"Me dió un punto", que dicen los chavalillos :-)

Tengo otro problema, no sé donde tenemos la testuz las vacas, dicen que los caballos en la frente y los toros en la nuca...supongo que yo también tendré la testuz en la nuca, pero noto que el humo sale de mi frente junto con las preguntas.


Te he leído en mis pastos, mañana te contesto, hoy te agradezco mucho, mucho la fórmula que me has regalado, y el camino a tu entrada cuántica en el otro blog. Disfruté un montón.


El libro de las letras maravilloso.
y el otro vídeo también.

Otro beso para tu testuz.

Sra de Zafón dijo...

Por cierto, el banco ¿de barro? me parece hermosísimo.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

De hormigón, que no es de Lladró.

En cuanto a la testuz, tienes razón en tu extrañeza pues yo quería besar tu frente (por el humo que salía) y quizás influído por mis antepasados, más caballeros que ganaderos, imaginé que ambos animales tenían situada la testuz en el mismo lugar. Deja los anteriores donde están y recibe uno nuevo en la frente.

Sra de Zafón dijo...

¡Así que eras tú el que despertaba a las gallinas!Pues no sé si llamarte sol o insultarte un poco :-)

Pues lo que hace el saber y el tener gusto hasta con el hormigón. Porque esa palabra para mí, desconocedora total de su comportamiento, es sinónimo de mole y frialdad, al menos en principio, y tu banco refleja todo lo contrario.
A mi, analfabeta total en tu arte, me parece un sol cerámico, cocido en un horno para bancos que con su calor le dejó pegada la calidez del atardecer.

Lladró? hace bancos de barro? :-)

Un beso de mañana fría.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

No, gracias a Dios, Lladró ha dejado sin contaminar el campo de los bancos públicos por considerarlos, quizás y afortunadamente, poco dignos de figurar en repisas o vitrinas de hogares que se precien.

El hormigón y sus formas es un material con su expresión propia. Que sea frío depende del artista de turno.

Mírate esto y dime qué te parece:

http://lacomunidad.elpais.com/aa-albors-arquitecto/2007/12/29/sillones-urbanos

(por favor)

Juan dijo...

En el DRAE las definiciones son diferentes a como las expresas, pero me gustan más las tuyas. Las veo mucho más completas.

Tengo serios problemas, en ocasiones, con las definiciones tan espartanas que hay en DRAE. Les falta casi siempre matices y, en los pequeños matices es donde suelen radicar las grandes diferencias.

Con respecto a la moral, estoy de acuerdo y sólo añadiría que va intrínsecamente con la Ley, la Justicia.....y la Religión dominante.

La ética es individual, totalmente de acuerdo. Desgraciadamente muchos se olvidan de ello e intentan imponer la propia.

Muy brillante entrada Juajo, enhorabuena.

Un abrazo

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Gracias, Juan. Tienes razón, omití la relación entre moral y religión pues son tan inseparables que al pensar en una no ví la otra que era la misma con otro nombre.

En cuanto al DRAE, sólo aconsejarte que lo reserves para guardar hojas o flores que quieras conservar entre sus hojas, pero para su uso te aconsejaría el de Seco, Andrés y Ramos que creo es el mejor aceptado por los filólogos. Además, añade ejemplos y referencias de uso de las palabras.

Un abrazo y otro compartido con la narradora.

Sra de Zafón dijo...

¿Todavía llego al té?

He visto tus bancos y me sorprende tristemente que me sorprendan enormemente.
¿Qué quiero decir? ¿Que por qué es tan sorprendente encontar calidez y comodidad en el mobiliario urbano?
Me han gustado mucho. Formas "caseras", pero no corrientes, para adoptar posturas que invitan a quedarse un buen rato. La colocación para posibilitar la charla en ellos tendría que estar decretado por Ley :-)
Además el propio mueble ya invita a entrar en él.
De todos modos el banco que tienes en tu portada, para sentarse en él a ver descender el sol me parece perfecto. Además el color que le has dado me gusta mucho.

Un beso de rumianta.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Gracias, Chusa, espero verte un día sentada en él viendo la puesta de sol pues no sé si sabes que Roses está encarada ... a Galicia (de ahí que, frente a ella, se pone el sol a diferencia de cualquier otra población del Levante mediterráneo)

Ahora, sí, un beso en la testuz

Sra de Zafón dijo...

¡Anda! ¿así que tú ves ponerse el sol como lo puedo ver yo?
Me alegro mucho, Juanjo, más que nada para no tener que darte la espalda en cada puesta de sol.
¿O me oriento mal?

La verdad es que me encanta haberte encontrado a ti y a tu banco encarado hacia Galicia.

Esta mañana temprano antes de salir del prado tomé un café fisgando un ratillo por tus blogs...y ¡encontré a átomo! , que bien escribe ese gato...cuánto sabe de lo humano y lo divino.
Dile que ya soy fan de él, aunque no aparezca en el listado ese de fans (porque no me se meteer :-))

Un beso.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

Es que Átomo es mucho Átomo, querida Chusa. Es un gato real (lo tengo aquí a mi lado). Sus pensamientos son reales. Solo que no sabe trasladarlos a la jerga humana y menos teclear. Algunas veces lo ha intentado pero, tras su impotencia, he debido dar cobijo a un psicólogo en casa a jornada completa.

Me limito a teclear por él. Pone cordura donde hay locura porque como dice él mismo: "asiste asombrado al gran teatro, siempre sorprendente, de los comportamientos humanos". Tan sólo me molesta que, en ocasiones, me mire con conmiseración.

Está, con su foto, en mi listado de "amigos" como no podía ser de otra manera. El mismo Forges lo tomó de modelo el día de las pasadas elecciones y se exhibe orgulloso en la última página de su blog.

No incluyo su enlace en este mi blog para evitar que mis amigos se vuelquen en el suyo y me abandonen.

Un lametón de su parte

Sra de Zafón dijo...

Buenos días, Juanjo.

Entiendo perfectamente...no olvides que yo soy una vaca aunque me disfrace de mujer para dejar de fumar o contar historias pacientes.

Pregúntale a Átomo si no le importa que le dejé algún "te leí". Es que me deja sin palabras tanta belleza y tan bien contada.

Yo creo que deberías de poner aquí su enlace, porque llegué a él de puro azar y sería una verdadera lástima no haberle encontrado. Además no creo que tus amigos te abandonen. Lo más probable es que se enamoren de tu gato y te lo cuenten a ti :-)y viceversa.

Otro lametón, de vaca, para ese gato y un besazo para tí.

Juanjo Albors, arquitecto dijo...

... Ta bieeen! (tus deseos son ódenes para mí)

¡Siempre me pasa lo mismo! Conozco una señora (o vaca, no importa). Se muestra más o menos simpática (más, en este caso) y atenta. Parece que te escucha y te atiende. Todo va sobre ruedas ... hasta que Átomo aparece.

En fin.

Sra de Zafón dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.
Yo con Átomo no pienso hablar nada, sólo mirar.Todo lo demás... contigo. Jajajajajajaja.

Besos